Editorial Revista 14

Vínculos entre la Educación Popular y las Pedagogías Feministas: Aspectos de la dimensión educativa del Movimiento Feminista. Entrevista a Claudia Korol de Pañuelos en Rebeldía.
Marzo 7, 2019

El 2018 fue el año del feminismo en Chile. Producto de la tenacidad y el coraje de las estudiantes universitarias y secundarias, por una parte, y de los colectivos y agrupaciones de mujeres trabajadoras, por otra, la “marea violeta” tiñó las calles de nuestro país denunciando y develando las distintas formas de abuso, violencia, desigualdad y precarización en la vida de las mujeres, que se encuentran naturalizadas en nuestra sociedad. De este modo, el feminismo llegó a ocupar un rol preponderante en las manifestaciones sociales, y con independencia de las diversas corrientes que levantan esta bandera, se propiciaron importantes encuentros, diálogos y articulaciones entre mujeres estudiantes y trabajadoras. El más relevante de ellos, fue el proceso de preparación para el 8 de marzo, día internacional de la mujer. En el “Encuentro Plurinacional de Mujeres que Luchan” (8 y 9 de diciembre), más de 1.300 mujeres reunidas configuraron el programa y el despliegue para una Huelga Nacional Feminista contra la precarización de la vida.

Así, el movimiento feminista da inicio al 2019 con un hito fundamental, en tanto la huelga, como herramienta de lucha histórica de las/os explotadas/os, constituye un avance significativo en la organización y politización. En este caso, no solo se reinstalan con fuerza las demandas del movimiento, sino por sobre todo, se visibilizan los diversos trabajos que las mujeres desarrollan en la sociedad (muchos sin retribución monetaria), lo que permite dimensionar por una parte su importancia, y por otra, la fuerza que representan las mujeres unidas y organizadas.

En el mundo de las trabajadoras de la educación, este año también trae interesantes desafíos. No sólo por la necesidad de avanzar y profundizar en la lucha por una educación no sexista, sino también por aumentar la participación de las mujeres en las organizaciones sindicales y, particularmente, en los cargos dirigenciales. Este es un año particular. A fines del segundo semestre se realizarán las elecciones del Colegio de Profesoras/es de Chile, organización que el año pasado realizó un Congreso Estatutario en el que decidió, entre otras cosas, asegurar una cuota de género para la presentación de candidaturas. Recordemos que, en el mundo del trabajo docente, más del 70% son mujeres, no obstante, los cargos representativos han sido asumidos históricamente de manera mayoritaria por hombres.

Es de esperar que el 2019 sea un año de avances y conquistas para el movimiento feminista, y en ello, para las trabajadoras de la educación.

Contra toda forma de precarización de la vida, ¡ARRIBA PROFESORAS DE CHILE! ¡ARRIBA TRABAJADORAS DE LA EDUCACIÓN!